grandes Inventores

Nota: Gran parte del contenido se debe a enorihuela.com

Se le considera la primera persona que construyó una máquina y pudo volar. En el 852 ideó una especie de traje con alas con el que se arrojó desde la Gran Mezquita de Córdoba. A pesar de no lograr sustento suficiente, el traje sirvió como una especie de paracaídas, limitando sus daños a una "simple" rotura de espalda. Años más tarde, se le atribuye una versión más estable con la que podría haber logrado pasar de una montaña a otra, volando durante unos diez minutos antes de estrellarse.

Sus diseños sin duda habrán sido una inspiración para el famoso artista e inventor italiano Leonardo da Vinci, quien vivió siglos después.

Verdadero inventor de la máquina de vapor en España.


Retrato de Jerónimo de Ayanz y Beaumont. Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, Eulogia Merle.

Ayanz era un funcionario encargado de las minas reales, y fue su necesidad de extraer agua para dichas prospecciones lo que le llevó a inventar el aparato y patentarlo en 1606. Sin embargo, quien pasó a los libros de historia fue Thomas Savery, que registró su patente en 1698. En este caso, el olvido era previsible: las autoridades españolas querían mantener su invento en secreto para no dar ideas a competidores extranjeros.

Ayanz fue también el inventor de una suerte de traje de buceo, una nave que casi puede considerarse precursora del submarino. Permitía a una persona respirar bajo el agua gracias a su espacio hermético y un sistema para renovar el aire. En 1602, y gracias a este equipamiento, un hombre se mantuvo una hora sumergido en el Pisuerga ante la atenta mirada de Felipe III.

Narcís Monturiol (submarino) e Isaac Peral (submarino torpedero)


Leonardo Torres Quevedo

Padre de la calculadora digital, el "Telekino", el funicular y un dirigible semirígido.

Julio Cervera Baviera

Un español, Julio Cervera, había inventado la radio 11 años antes que Marconi (con el que colaboró posteriormente). De hecho Marconi nunca se apuntó el tanto, sino que fue reconocido al no haberse encontrado patente previa a su modelo, hasta ahora, cuando se ha restituido a Cervera tan importante honor a nivel mundial). Una vez más, fueron los medios extranjeros los que se hicieron eco del asunto, mientras en España se comentaba de pasada. Julio Cervera fue reconocido justamente como el padre de la comunicación sin hilos.

Este militar y científico español, experto en diseño de tranvías, murió en 1929.

Cosme García Sáez, el "Garcibuzo"

Los inventores españoles de la segunda mitad del XIX tenían quizá un motivo ulterior, contribuir a sostener un imperio en decadencia. Los temores a un ataque naval espolearon, por ejemplo, una frenética carrera por inventar el submarino. «Es fascinante el empeño español por ser los primeros en hacer el submarino, erre que erre durante muchos años», dice Delgado, que siguió la historia del logroñés Cosme García Sáez, primero en probar un sumergible -el Garcibuzo- que Isabel II no compró. Este inventor murió en la pobreza, pero su trabajo fue fundamental para que, 30 años más tarde, Isaac Peral construyera el primer submarino. Para Delgado, «la influencia de "Veinte Mil Leguas de Viaje Submarino" es brutal. El submarino se convierte en un símbolo de modernidad, y conseguir un buque que vaya bajo el agua es, en el imaginario, perfectamente comparable a la carrera espacial».

Ángela Ruiz Robles

Doña Angelita. Inventora del libro electrónico o la enciclopedia electrónica.

Para la historia oficial, el padre intelectual del libro electrónico es Michael Hart. El filántropo estadounidense, fallecido en 2011, patentó la idea en 1971, iniciando desde entonces, con su Proyecto Gutenberg, una distribución de libros digitales que significó uno de los primeros movimientos de la cultura libre.

Hart fue pionero de la digitalización, pero existe un antecedente tecnológicamente más ambicioso. El sistema que Ángela Ruiz Robles, una maestra de escuela leonesa interesada por mejorar los métodos de enseñanza, patentó el 7 de diciembre de 1949 con el número de registro 190.698 y la denominación Enciclopedia Mecánica.

El prototipo se había fabricado en unos talleres de Ferrol. Funcionaba con carretes y bovinas, cada una de las cuales -un total de cinco, e intercambiables- se correspondía con una materia. Incluía luces, sonido y cristales de aumento. Y en cuanto a sus posibilidades de interacción, los usuarios podían insertar datos (números y palabras) mediante un sistema de huecos. Curiosamente, en las especificaciones del invento se habla de la posibilidad de utilizarlo de forma vertical u horizontal. También se recomienda a los editores su aplicación por una cuestión de ahorro.

Aunque la primera versión era de cobre, la profesora ya estaba trabajando en una evolución más ligera fabricada a partir de plástico y nailon. El Gobierno dio luz verde al invento de Ruiz Robles como soporte de enseñanza, pero la leonesa carecía de los medios necesarios para su fabricación.

Desde el 2006, la Enciclopedia formó parte de la Exposición del Museo Pedagógico de Galicia (MUPEGA) en Santiago de Compostela (La Coruña) hasta el 4 de mayo de 2012 que pasó a la Exposición permanente del Museo de Ciencia y Tecnología de Coruña.

Además de la Enciclopedia Mecánica en 1944 realizó el proyecto del Atlas Científico Gramatical con la finalidad de dar a conocer España. El atlas científico gramatical era un desplegable que contenía información de España y de la lengua española. Estaba dividido en unidades didácticas separadas pero con asociaciones de conceptos. De ese modo, el lector podía tener visible y relacionada la información geográfica de España, así como la gramática, fonética, sintaxis y morfología de la lengua española.

Después del atlas cientifico realizó El Método Taquimecanográfico. Se trataba de la propuesta de un nuevo método para taquigrafía, así como del diseño de una máquina taquimecanográfica que permitía implementarlo. Ofrecía un nuevo orden de signos y caracteres, con enlaces sistemáticos y un encadenamiento fácil y natural. De esa forma se garantizaba una lectura rápida y una traducción sencilla. Podía ser usado para el español y otros idiomas.

En España, recibió la Cruz de Alfonso X el Sabio en 1947; y hasta su muerte en 1975 no dejó de recibir premios en salones de inventos internacionales. En 1970, rechazó una petición de Estados Unidos para la revisión de sus patentes. La profesora deseaba que se desarrollaran en España.

Juan de la Cierva, ineventor de autogiro

Mónico Sánchez

Mónico Sánchez, un pionero de la radiología que sin acabar el bachiller, estudió ingeniería eléctrica por correspondencia y terminó en Columbia. En Estados Unidos, trabajó en diversas compañías dando luz a inventos como la máquina portátil de rayos X y otros aparatos de alta frecuencia. Pero entonces, Sánchez decidió regresar. «Si se hubiese quedado en EEUU, habría tenido inversores para su negocio, pero decidió regresar, no ya a España, sino a su pueblo, Piedrabuena

Fernando Gallego Herrera, el "ruso". Inventor del primer avión de despegue vertical.

Emilio Herrera Linares, inventor del traje aeroespacial.

Manuel Jalón Corominas,.

inventor de la fregona y de la jeringuilla hipodérmica desechable.


Otros inventos españoles

El torquetum y la azafea (aparatos de posicionamiento), inventados en Al-Andalus.

La guitarra (s. XIII) a partir de la vihuela.

El arcabuz (mediados del s. XV), primer arma "portátil".

El cigarrillo, inventado por mendigos sevillanos en el s. XVI

La navaja, a finales del XVI.

La silla de ruedas, se creó en 1595 para el Rey Felipe II, aquejado de gota.

El chocolate caliente, atribuido al Monasterio de Piedra de Zaragoza.

El laringoscopio, de Manuel Vicente Patricio Rodríguez Sitches (mediados del XIX)

El Chupa-Chups, de Enric Bernat

El Futbolín, de Alejandro Finisterre

La grapadora modelo "casco"

La sopa de letras, de Pedró Ocón de Oro

El afilalápices, de Ignacio Urresti

El "cóctel Molotov", inventado por los republicanos durante la guerra civil

La bota, el porrón y el botijo.

El Talgo, antecesor del Tren de Alta Velocidad.

La esgrima.

A nivel militar, en España se inventaron los Tercios (infantería de marina), el hospital militar, la alarma, etc.